12 escalones para empezar de nuevo tu proyecto tras un bloqueo y no tirar la toalla

¿Has tenido un largo parón o últimamente estás de capa caída con tu emprendimiento? ¿Tienes la sensación que cada día que pasa te cuesta más y más empezar de nuevo tu proyecto y eso que te apasiona lo que haces?

¿Quizás el problema viene de que has venido de vacaciones de un sitio idílico y ahora te cuesta enfocarte nuevamente con las tareas del día a día?

Este blog trata sobre el síndrome del impostor, sobre los bloqueos mentales, la procrastinación y las creencias limitantes que nos imposibilitan avanzar todo lo rápido que nos gustaría.

Te lo digo porque, si te animas, tengo una masterclass completamente gratuita para que entiendas que, como tú, yo pasé por todos estos síntomas conductuales que te impiden vivir de lo que te apasiona. Suscríbete aquí.

Tal vez, sea la primera vez que has conocido mi blog y estás intentando empezar de cero en tu vida y nada más que buscas ideas para comenzar de nuevo a nivel laboral porque estás harto de tu situación actual.

Sea por el motivo que sea por el que estás aquí, voy a ayudarte a tener una mentalidad para empezar de cero tanto si estás de parón como si tu idea es reenfocarte laboralmente.

Vamos a ello.

Necesitas un plan B para empezar de nuevo

Cómo empezar de nuevo tras un parón o bloqueo

Todas las ideas que te presento a continuación puedes tomarlas como escalones por los que debes ir pasando, puedes implementar todas las ideas a la vez y para siempre (algunas son temporales del primer mes) o puedes incluir en tu rutina diaria alguna de ellas para que te ayuden con la pereza y los bloqueos con tu propósito de vida.

La idea principal que tienes que llevarte es que, obviamente, no puedes pedirte el 100% como lo estabas haciendo hasta ahora, ya que volver a arrancar es un shock grande. Yo, por ejemplo, en el momento en el que estoy escribiendo estas palabras vengo de unos días de vacaciones (sin hacer absolutamente nada de trabajo) y ahora poco a poco vuelvo a la rutina.

Si te lo puedes permitir, ve poco a poco. Tómate entre una semana y 30 días para volver a arrancar con tu proyecto e ir subiendo tu productividad. Ahora sí, vamos a los 12 escalones que te propongo.

1. Suelta expectativas

Después de un parón largo tu productividad real y la deseada están en dos niveles diferentes. Tu productividad real suele estar por los suelos y la deseada por la nubes. Si pretendes alcanzar tu productividad deseada de un día para otro, es como si quisieras llegar a las nubes de un salto.

Para que no te desanimes, te invito a que hagas borrón y cuenta nueva de todas las expectativas que tenías tras venir de tus vacaciones, bloqueos mentales o si llevas un tiempo procrastinando tu sueño debido a los miedos que te paralizan.

Suelta todas las expectativas que tengas sobre lo que deberías hacer y no haces.

Perdona, ¿sabes lo que son expectativas? ¿Sabes diferenciar entre objetivos y expectativas?

Objetivos son todo aquello sobre lo que tú tienes control y expectativas son todo lo demás que no tienes forma de controlar.

Por ponerte un ejemplo, un objetivo sería escribir esta entrada, revisarla y publicarla en el tiempo que me había marcado y expectativas sería pretender que esta entrada gustara a todo el mundo, que gracias a ella me salieran cada mes 50 clientes nuevos y que me llamasen para hacer una entrevista en Onda Cero.

Suelta toda carga que tengas antes de empezar

Antes de empezar a subir estos escalones, te invito a que sueltes toda la carga emocional que tienes porque después de un parón no eres tan eficaz y eficiente cómo te gustaría ser.

¿Verdad que no va a pasar nada si reduces la marcha de 1 a 4 semanas?

Si quieres tener otra mentalidad o actitud para tu empredimiento, tienes que crear objetivos y anular las expectativas. Aunque te cueste, es el camino a seguir.

2. Replantea tus objetivos

Una vez que te he explicado la diferencia entre objetivos y expectativas, es muy probable que tú ya tengas planteados unos objetivos que o bien no estás cumpliendo por tus bloqueos o bien llevas un largo parón y te cuesta coger la inercia.

 

Tienes que mentalizarte que debes empezar de nuevo haciendo las cosas de manera totalmente diferente.

Es decir, te invito a que, aunque antes fueras en quinta, ahora reduzcas a primera. Si estás bloqueado y te exiges arrancar en quinta, el coche acabará supercalado, ¿verdad?

Por eso te invito a que te pongas un objetivo pequeño para este mes. ¿Te animas?

Un objetivo minúsculo sería, por ejemplo, hacer 3 entradas en el blog en este mes o hacer 3 vídeos para YouTube o conseguir un cliente nuevo.

Más adelante ya te pondrás un objetivo para el trimestre o, si es a medio plazo, para un año.

Después de parón quiero que te enfoques única y exclusivamente en el objetivo pequeño, para que le demuestres a tu subconsciente que eres capaz de conseguir más logros de los que él pensaba.

Cuando tengas este punto, vamos a por el siguiente escalón.

3. Lluvia de ideas o brainstorming

El siguiente peldaño en el que quiero que te centres es la dinámica llamada lluvia de ideas o también conocida como tormenta de ideas.

¿Sabes cómo funciona?

Empieza de nuevo con una lluvia de ideas

Es supersencilla y fácil de hacer debido a un concepto que te pongo en mayúsculas: NO TE JUZGUES.

Aunque es una dinámica que se hace en grupo o con un equipo de trabajo, tú puedes hacerla de forma solitaria o, si lo prefieras, con algún familiar o amigo. Para hacerla sigue estos tres pasos:

  1. Piensa durante 2 minutos qué cosas puedes hacer para conseguir tu objetivo.
  2. Apunta en una hoja todo lo que se te ocurra. No juzgues ninguna idea si es una tontería o no. Tú apunta todo lo que te llegue.
  3. Si has conseguido más de 10 acciones para hacer, elije las que te parezcan más relevantes o fáciles de implementar.

4. Plan de acción para este mes de adecuación

Gracias al ejercicio anterior, ya tienes tus acciones para empezar de nuevo tu proyecto de forma estratégica. Lo único que te faltaría sería determinar cuándo vas a hacer cada acción, dónde, con quién y si necesitas algún recurso para conseguirlas.

Si, por ejemplo, estás pensando en conseguir un nuevo cliente, piensa qué podrías hacer.

Tal vez, pagar a alguien para que te promocione en Facebook Ads o en otras redes sociales, ofrecer la primera sesión gratuita o llamar a tus antiguos clientes para ver si necesitan algo más o si saben de alguien quien necesite ayuda.

La idea es implementar acciones y por supuesto llevarlas a cabo, je, je, je.

Este punto para empezar de nuevo es el más difícil porque te enfrentas a tus miedos y bloqueos por lo que, si ves que te cuesta arrancar a ti solo, puedes pedirme una sesión de coaching gratuita y te ayudaré a ponerte en marcha.

5. Ten paciencia contigo mismo

Es muy importante que tengas paciencia contigo mismo. No estamos acostumbrados a tratarnos bien ya que no nos han enseñado que debemos ser nuestro mejor amigo.

Somos la persona que siempre nos acompañará en las decisiones que tomemos. Por eso deberíamos apoyarnos a nosotros mismos y querernos como al que más, porque vivimos dentro de nosotros y de nadie más, ¿no crees?

Te invito encarecidamente a empezar de nuevo y con cabeza. Por ello ten paciencia contigo mismo y con tus actos.

Tanto si haces como si dejas de hacer, piensa como si este mes fueras un rookie dentro del mundo del baloncesto (sabes que me gusta, por eso te pongo este ejemplo, je, je, je) o imagina que eres un principiante de cualquier ámbito.

¿Imagino que serías un poco más tolerante, no?

6. Resalta las cosas buenas de cada situación

No puedes negar que, a pesar de los pocos pasos que crees que das, has recorrido un trozo de camino ya, ¿verdad?

Si todavía no has recorrido nada por tus bloqueos, ¿sabes que esta parálisis es ocasionada porque tu subconsciente te está protegiendo del fracaso?

En serio, todo en la vida, tanto lo que ocurre como lo que deja de ocurrir, tiene un lado bueno. No quiero que pienses que te estoy vendiendo psicología barata.

Te lo digo por experiencia, dado que algunas veces yo también soy un poco pesimista (aunque pienso que soy realista, pero no es así). Voy aprendiendo que lo que crees, lo creas.

A este último concepto se le acuña en psicología con el efecto pigmalión (si quieres saber más, lee la entrada que te he enlazado).

Cuando vayas dejando fluir este punto en tu vida, implementa el siguiente para cambiar un poco tus hábitos.

7. Muévete más y haz deporte

Necesitas hacer cosas diferentes que te lleven a otro estado mental del que tienes ahora. Sal de tu zona de confort e implementa hábitos deportivos en tu rutina diaria (o vuelve a retomarlos si antes hacías más deporte).

Debes empezar de nuevo cambiando algunos paradigmas como es el que «nada me sale bien» o «como yo hay cientos de personas».

Te invito a que hagas más deporte o salgas a andar todos los días para que tu mente empiece a segregar serotonina y  regule el cortisol en sangre. Así podrás controlar tu nivel de estrés y ansiedad que pasas cuando tienes una mente tan creativa, pero para mal. Tú ya me entiendes, je, je, je.

Cambia tu mentalidad emprendedora con el deporte

8. Empieza a escribir un diario personal

¿Quieres tener otra herramienta para empezar a confiar en ti y en los logros que has conseguido hasta ahora? Si la respuesta es que sí, lo que podría ayudarte en el camino del emprendimiento es escribir un diario personal.

Puedes hablar de tus necesidades, de tus frustraciones, de la montaña rusa del emprendedor o simplemente de cómo te sientes en este día.

La idea es ir generando una rutina tanto de escritura como de mostrar tus emociones  y frustaciones (te recomiendo que leas qué es la inteligencia emocional y cómo puedes ampliarla). ¿Para qué? Sobre todo para desahogarte y para que te ayude a controlar las emociones negativas como la rabia, la tristeza o el disgusto.

Muchos psicólogos consideran la escritura como una forma de terapia de limpieza tanto emocional como intelectual, ya que puedes apuntar todo lo que necesitas mejorar o hacer para continuar.

9. Visualiza tu objetivo o el éxito en tu proyecto

Está claro que tienes un objetivo más o menos claro (depende el grado de procrastinación y de parálisis por análisis). Sin embargo, tengo que decirte que, si te has bloqueado o tienes una pereza atroz, entonces es el momento de reducir la marcha.

Este punto va muy unido al punto 4. Debes empezar de nuevo pero con acción y para ello te tienes que pedir muy poco para que no salte la amígdala que es la causante de que se disparen los miedos.

Te propongo que minimices lo que puedas las acciones que tienes que hacer. Redúcelas hasta lo más pequeño (te lo explico más extensamente en esta entrada sobre el método Kaizen).

Si, por ejemplo, quieres conseguir un cliente y para ello te has planteado hacer un taller o charla, podrías pensar cuál es la mínima acción que puedes hacer cada día para que no te salten los miedos.

A mi se me ocurren:

  • pensar el nombre del taller
  • hacer 2 diapositivas por día
  • crear el resumen de dicho taller

La idea es hacer cosas que te puedan llevar entre 5 y 15 minutos como máximo y así no te dará pereza ponerte con ello. Además, si pasado ese tiempo decides continuar, eso que te llevas, ¿no?

10. Rodéate de gente positiva 

Empezar de nuevo puede ser un camino muy arduo ya que significa cambiar muchos hábitos y, sobre todo, desarrollar una mentalidad emprendedora.

¿Te imaginas cómo puede ser ese camino si además echas leña al fuego y te rodeas de gente tóxica que lo único que hace es criticar y enjuiciar lo que haces?

Si tu autoestima o seguridad en lo que haces son frágiles, pues imagina el poco apoyo que vas a recibir y lo poco protegido que te vas a sentir si a tu alrededor tienes gente tóxica.

Sé que muchas veces cuesta soltar relaciones de nuestra juventud o no te queda más remedio que ir a ver a los familiares de turno, pero ¿es necesario sacar el tema del emprendimiento con ellos?

Intento decirte que, si puedes, suelta lastre y desvincúlate de las relaciones o amistades que no te ayudan a tener la mentalidad que necesitas tener para conseguir lo que te propones. Si no puedes desvincularte, entonces evita hablar con ellos sobre tu proyecto para que no te desanimen.

11. Date algún capricho tras conseguir algún hito 

Si no estás acostumbrado a darte ninguna recompensa (porque imagino que si estás leyendo esta entrada es porque no aceptas tus logros como tal), empieza a premiarte.

¿Cómo lo hago? La idea es sencilla, aunque muchas veces por tantos años de programación y machaque no es tan fácil de implementar.

Cuando consigas un logro, por pequeño que lo consideres (un ejemplo sería hacer uno de estos escalones que te propongo), prémiate con unas buenas palabras o date un pequeño capricho.

Te pongo un ejemplo mío personal. Ayer me hicieron una entrevista en un portal de emprendedores llamado Cudacu. ¿Qué hice yo? Pues después de enseñar una masterclass sobre el síndrome del impostor me fui de cena con mi mujer a celebrarlo.

En otra época hubiese pensado que tampoco es para tanto y cuando mi mujer me dijo que lo que había escuchado la había encantado, antes habría pensado «y qué va a decir ella si es mi mujer».

Acepta todo tus logros de forma humilde, pero acéptalos como parte de tu crecimiento.

12. Ten compasión hacia ti

Este escalón te llevará casi a la cima de tu potencial. Dicho de otra forma, si eres capaz de subir todos los anteriores peldaños, significa que has tenido un cambio de consciencia tremendo dentro de tu síndrome del impostor.

¿Qué es para ti entonces aceptar todo lo que haces para bien o para mal y tener compasión si no consigues todo a la primera?

Uno de los pasos que más me ha costado lograr (por el machaque psicológico que he tenido conmigo mismo en la vida) es este. Pero ¿sabes qué? Que cuando soy consciente de que me estoy machacando incluso por no tener más compasión hacia mí, entonces es cuando corto el bucle y me doy gracias por crecer cada día más y acepto los errores que tengo.

Tienes que empezar a tratarte como si fueras tu mejor amigo o tu propio hijo. Imagino que no machacarías a tu hijo a posta, ¿verdad? Pues aplícate el cuento y trátate bien a ti mismo.

¿Te han gustado estos 12 escalones para empezar de nuevo tu proyecto, tu vida u objetivo? Déjame un comentario o, si lo que necesitas es una persona que te acompañe en este proceso, puedes contactarme en el enlace que te he dejado.

Deja un comentario

David Muela Regidor (aquí el presente) solicita tu consentimiento para moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.