fbpx

4 conceptos que debes conocer para aprender de los errores

Si es la primera vez que entras en mi blog, quizás te choquen algunos términos porque soy de los que piensan que de todo se aprende y quizás estarás conmigo que también se puede aprender de los errores.

¿Te ha pasado o has tenido algún familiar alrededor que te inculcaba que tenías que hacerlo todo perfecto y además a la primera?

Si es así, entonces te recomiendo que sigas leyendo este blog porque, si me lo permites, tienes que empezar a desintoxicarte de tanto machaque psicológico porque no creo que te salgan muchas cosas con éxito.

¿Me equivoco? Sabes tú que no.

Debes creer en ti y empezar a aprender de los errores

Este blog va dirigido a las personas que padecen el síndrome del impostor (personas que nunca se sienten suficientes para vivir de lo que les apasiona y además tienen un miedo atroz a fracasar, porque qué van a opinar los demás de ellos).

En este blog no se juzga a nadie y si lo deseas por unos minutos puedes ser quién tú quieras ser.

¿Por qué debes aprender de los errores?

Cada día me voy haciendo más y más mayor (pero no tanto que tengo 41 años je, je, je, je) y veo que la vida es otra cosa.

Quizás piensas que es pura filosofía barata y que lo que te voy a decir son nada más que chorradas que dicen todos los gurús (yo no me considero ninguno de momento) para vender algún tipo de producto suyo.

Creo que hemos venido a este mundo con un propósito de vida y culpa de no ejercerlo nos vienen todo tipo de frustraciones o, lo que es peor, enfermedades psicosomáticas.

La vida es todo aquello maravilloso que transcurre mientras haces lo que de verdad deseas hacer, pero también necesitas asimilar los errores.

Amigo mío, al final todo en la vida es un enfoque en concreto que hace que focalices lo que quieras sentir o pensar.

Si te enfocas en que la vida es una mierda, eso es lo que verás y si te enfocas en que la vida tiene todo tipo de colores, entonces serás capaz de disfrutar algunos momentos y de forma introspectiva podrás aprender de los errores.

Te muestro 4 errores que debes conocer

Si la vida te da limones, entonces haz limonada y compártela con los demás.

Cada vez que me preguntan “Oye, David, ¿cómo puedo cambiar el enfoque si todas las cosas me salen mal, lo primero que recomiendo es que echen un vistazo a estas frases sobre el fracaso para quitarse peso de encima.

Lo segundo que les recomiendo es preguntarse, ¿seguro que todo te sale mal? ¿Siempre?

Ahí es donde se dan cuenta de que muchas veces nos automachacamos incluso más que las personas de nuestro alrededor si eran muy perfeccionistas.

Déjame que te invite a leer 4 conceptos con los que nos autosabotea nuestra cabeza para aprender de los errores y así crecer en autoestima y autoconfianza.

1. Disonancia cognitiva

Sin meterme en conceptos técnicos te diré que este palabro es un fenómeno psicológico que hace que tengamos, por decirlo de alguna forma, contradicciones a nivel mental.

Aprende de los errores y no aceptes las incongruencias

Por ejemplo, puedes creer que tienes que darle todo lo mejor a tus hijos por eso curras como un poseído. Por eso tienes en mente el trabajar de lo que te apasiona y uno de tus valores principales es la crianza de tus hijos.

Si es así, ¿cómo vas a criar a tus hijos si estás todo el día trabajando?

Estas disonancias ocurren con lo que sientes, emociones, valores, creencias, necesidades humanas y conductas que muestras a los demás.

Una forma fácil de evitar estas disonancias cognitivas es decir, pensar y sentir de igual forma. Si esto no ocurre, no te juzgues e intenta asimilar estos errores como una parte importante de tu crecimiento personal.

Si quieres saber cuáles son otros errores que nos muestra nuestra cabeza, son los pensamientos irracionales con los que nos machaca día a día. Échales un vistazo.

Por aclarar un poco más, esta disonancia cognitiva se da por la tensión que hay entre dos ideas contrarias que se dan a la vez.

Algo no puede darse y no darse a la vez (quizás en tiempos diferentes), por eso no podemos pensar que hay que vivir de lo que nos apasiona como valor y, sin embargo, no hacer nada por cambiar y trabajar en un curro gris.

2. No te tomes la vida como una carrera de ratones

¿A qué me refiero con carrera de ratones o de ratas?

El hacer lo que todo el mundo hace como es trabajar, tener una familia, seguir trabajando, pagar una hipoteca hasta el infinito y más allá y en los últimos años de tu vida, ya si eso, disfrutarás de lo que es la vida.

Aprende de tus errores y pivota. No vivas una carrera de ratas

Pero ¿sabes qué? ¿Dónde están los años maravillosos que te has dejado en el camino?

¿Dónde están tus sueños, desarrollo personal, disfrute de tu ocio y de tu vida sentimental?

Si haces lo que todos, vas a conseguir lo que casi todos tienen.

Una vida gris y amarga culpa de un trabajo que nos les satisface, estrés y ansiedad por lo que tampoco disfrutan de su familia y algún atisbo de felicidad cuando hacen algo de deporte.

Si quieres brillar, hazlo ahora. ¿Cómo?

Con todo lo que te gusta aprende, crece, investiga y, por qué no, si te apasiona, vive de ello.

No ignores todo el conocimiento que te brindan los errores y sé cada vez más fuerte y más sabio.

3. El autochantaje es una argucia que nos pone el inconsciente

¿Alguna vez has intentado algo que sabías que no tenías casi ninguna posibilidad de conseguir y aún así te has tirado a la piscina?

Este es el concepto con el que me refiero yo al autosabotaje. Por decirlo de otra forma, es como un suicidio pero hacia delante.

Es decir, como dicen los dichos populares, es algo así como “si he de morir, será con las botas puestas”.

Todos esos conceptos son geniales, sobre todo para tu inconsciente que se está descojonando de tu actitud.

Si no aprendes de los errores tu inconsciente de descojona de ti

No te lo tomes como un juicio porque esa no es mi intención, pero confía en mí y aprende de los errores.

Tu inconsciente no quiere que salgas de tu zona de confort y para ello te sabotea lo que quieres hacer.

Si encima has intentado alguna vez algo (desde el compromiso) y luego no has sabido de forma disciplinada conseguir lo que te proponías, entonces es cuando cada vez te pone más trabas para que no perezcas en el intento.

Aprende de los errores, medita los pasos que vas a dar y comprométete sólo con lo que eres capaz de hacer.Haz click para twittear

Yo no te digo que no sueñes en grande. ¿Quién soy yo para decirte lo contrario?

Lo único que te digo es que des pasitos de crecimiento pequeños, con pies de plomo y que por lo menos, si no lo sabes, te plantees hacer objetivos SMART para que los puedas cuantificar.

Tómatelo como una forma de instruirte de los errores y ve cada día mejorando un poco más y un poco más hasta que por fin consigas lo que te propones.

Si te sirve mi camino, puedo invitarte a que aprendas cómo hice mis primeras prácticas de coaching y también mi primer taller de coaching para que lo uses como modelo a seguir si estás forjándote como terapeuta.

Si quieres saber un poco más de como trabaja tu inconsciente, puedes leer esta entrada de 5 claves para saber cómo subirte la autoestima.

4. Tener actitud de víctima

Todos dentro de nosotros tenemos partes y no somos una unidad, como nos intentan vender.

Unas partes te hacen crecer según las circunstancias y otras te alejan de tus objetivos si elijes mal, por eso es tan importante aprender de los errores.

La personalidad la interpreto como un conjunto de máscaras que nos ponemos y quitamos según las necesidades del momento.

Sin embargo, aunque nos ponemos y quitamos esas máscaras (un ejemplo de esto es que no te comportas normalmente de las misma manera con tus padres, pareja e hijos si los tienes), la actitud para mí es un patrón más consolidado.

¿A qué me refiero con esto?

Que cuando tenemos actitud de que podemos con todo, solemos mostrarlo en todas las áreas de la vida y, al revés, cuando nos quejamos por todo, solemos hacerlo por igual en las mismas áreas.

Sabes que no te juzgo, incluso algunas veces yo también me dejo vencer por el victimismo de “pobrecito yo” y me encanta lamerme las heridas (en sentido figurado, je, je, je).

Tienes que pensar que, como norma general, la gente no se levanta por las mañanas pensando “Ummm, ¿a quién puedo joderle la vida hoy?”.

¿No te parece que sería superpotente pensar que puedes aprender de los errores y además sentir que los problemas están para hacerte crecer y no para amargarte la vida?

Cultiva este aprendizaje de tus errores y siente la oportunidad de crecer a nivel personal e incluso espiritual.

Yo en mi caso, no sé si lo sabes, soy asmático desde hace 3 años para acá y, sin embargo, no he dejado de hacer deporte.

Bien es cierto que me he tenido que amoldar a las circunstancias y dejar de jugar al baloncesto ya que con dos carreras estoy que me quiero morir.

No he parado de pensar que puedo hacer otras cosas, como las pesas, ejercicios funcionales e incluso salir con la bici a un nivel que pida pocos recursos aeróbicos.

¿Te has planteado si a nivel de emprendimiento tienes el modo víctima o crees que los problemas están para hacerte crecer y estás buscando la manera de conseguir sortearlos?

¿Te ha gustado la entrada sobre aprender de los errores? Si es así, por fi, déjame un comentario aquí abajo.

Deja un comentario

David Muela Regidor (aquí el presente) solicita tu consentimiento para moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.