10 ideas para relajar la mente y continuar con tu proyecto

Después las fiestas o de las vacaciones es más difícil retomar tu proyecto, sobre todo si estás empezando o si te has quedado estancado porque tienes pocos clientes. O cuando no sabes si las estrategias que estás haciendo, tanto online como offline, te van a traer los resultados que quieres. Por eso te traigo en la entrada de hoy 10 ideas para relajar la mente o, como digo yo, nuestro crítico interno y avanzar en nuestro proyecto.

Antes de empezar el post quiero que entiendas que es normal lo que te está ocurriendo. Me refiero a que tu subconsciente te impide salir de tu zona de confort porque su única meta es sobrevivir. Dicho esto, no te culpabilices, machaques o te metas caña si últimamente te cuesta ponerte un poco más de lo normal.

10 ideas para relajar la mente y el cuerpo

Te hago un recopilatorio de 10 ideas para relajar la mente, que puedes utilizar en tu día a día. Según te vayas sintiendo en el día, puedes hacer una o varias de las cosas que te muestro a continuación.

Espero que las disfrutes y te animo a que me pongas un comentario si te gustaron o si se te ocurre alguna más para aportar.

1. Busca un poco de silencio en el trayecto para relajar la mente

Sé que parece imposible porque el día da lo que da de tiempo y es muy difícil encontrar paz y armonía entre tantos vaivenes, pero procura buscar un pequeño momento de paz. Puede ser cuando dejas a los niños en el colegio o vas a hacer la compra.

Piensa por un momento que no tienes prisa, que te encuentras en calma absoluta. Sólo te pido un par de minutos, cierra los ojos e imagina que estás en el lugar donde estabas cuando estabas de vacaciones y transpórtate allí.

Respira el aire como si estuvieras en el mar y la brisa te golpeara la cara con el frescor de la mañana.

Calma la mente respirando y sintiendo como si te golpeara la brisa

Además, retén un poco el aliento (como 4-5 segundos) y repítelo unas 4 o 5 veces para que tu cuerpo no hiperventile.

La idea es hacer una especie de respiración consciente en la que, cuando inhalas, sientes como el aire entra por las aletas de la nariz, va calentando todo tu pecho (si eres consciente de tu respiración, notarás como el aire entra más caliente de lo normal, pruébalo) y llena tus pulmones. Después presta atención a cómo lo exhalas.

No somos conscientes de que, cuando vamos a esa velocidad tan vertiginosa, nuestro cuerpo se acelera y por ende se acelera nuestra respiración, nuestras pulsaciones y suben los niveles de cortisol en sangre lo que causa el estrés en nuestro metabolismo.

Así que no lo dudes, respira de manera consciente y verás como después de este ejercicio te sentirás mucho mejor.

Esta herramienta tan simple te ayudará a relajar la mente y el cuerpo en tan sólo 3 minutos, ya lo verás.

2. Vete paso a paso y no te centres en todos los problemas a la vez

Sé que parece muy difícil de ejecutar, pero te pido que en los días de mucho jaleo vayas un poco como un robot. Es decir, resuelve los problemas de uno en uno. Problema, acción que le corresponda; otro problema, otra acción, etc.

No somos conscientes, pero intentamos pensar de forma holística como si pudiéramos arreglar las cosas de forma paralela y todas a la vez, en vez de resolverlas de una en una.

No planifiques todo el día (o la semana) apuntando un montón de cosas que se tienen que hacer como, por ejemplo, escribir una entrada, grabar un vídeo, un podcast, dar sesiones gratuitas o de pago e ir al gimnasio. Mejor planifícalo de forma secuencial, es decir, primero ocúpate de la entrada del blog. Cuando la termines, piensa en el vídeo. Luego en las sesiones gratuitas, etc.

Sufrimos el 80% por anticipar problemas que luego no ocurren.

Una vez leí un frase que ahora no me acuerdo cómo era exactamente, pero decía algo así: «En mi vida sufrí un montón de males de los cuales muy pocos recibí».

La idea de esta planificación secuencial es relajar la mente y no pensar en nada que no sea la tarea que estás ejecutando. Y recuerda que todo el mundo tenemos nuestros pensamientos irracionales que nos machacan, así que escúchalos, pero no te aferres a ellos.

3. Date un pequeño capricho

No pretendo que tengas una mala alimentación y que encima te eches la culpa por haberte comido un dulce que no debías.

A lo que te invito es a que te des un capricho tipo un café de tu cafetería favorita o un batido de frutas. Es una de las ideas para relajarse un poco menos económica, pero te puede ayudar en tu día.

No tiene que ser un dulce, a lo mejor, si te gusta como a mí, puedes echarte un partido en la PlayStation y sentir como se relaja el Pepito Grillo que machaca tu mente.

Obviamente nunca pierdas de vista tu objetivo, pero no te obsesiones si durante una semana o dos petas y necesitas ir más despacio.

4. Haz pequeños recesos o parones en tu actividad

Cuando estés en pleno apogeo con tu proyecto de coach o terapeuta, intenta hacer parones aunque sean de 30 segundos. Un ejemplo de esto podría ser cada hora ir a por agua o, como me recomienda mi nutricionista y entrenador personal, hacer un minuto de ejercicio como las sentadillas, la plancha o las flexiones.

En estos 30 segundos sepárate del problema o la tarea que estabas haciendo y relaja tu mente de tanto runrún.

Es como si permitieras a tu cabeza relajarse y luego le dices «Volvamos a lo que estaba haciendo».

En tu día a día busca más momentos en los que puedas hacer estos recesos como, por ejemplo, cuando estás con los niños en el parque, en la cola del supermercado o en un semáforo esperando que se ponga verde.

Tranquilizar tu mente con parones en tu trabajo

Como ves, es una buenísima idea para relajarte incluso cuando estás trabajando.

5. Si tienes mascota en casa, dale un masaje 

Los que tenemos animales sabemos lo placentero que es este punto. Dar un masaje o mimo a nuestra mascota (da igual si es perro o gato) y sentir su placer no tiene precio.

No sé tu mascota, pero mis gatos se ponen panza arriba y empiezan sus ronroneos que me transmiten una placidez y me dejan casi dormido.

Es una forma de relajar la mente incluso para dormir, así dejas el dichoso móvil y la tablet que impiden que segregues suficiente melatonina que ayuda en el ciclo del sueño.

Los animales son superagradecidos por esos mimos o muestras de cariño y los humanos recibimos el mismo cariño cuando nos esperan en la puerta de la casa y son los primeros en recibirnos al entrar.

Esta idea de relajarme es una de las que más utilizo en mi día a día y espero que a ti también te sirva.

6. Haz deporte con asiduidad para calmar la mente

Ya que tener buenos hábitos es fundamental para conseguir tu meta o propósito de vida, entre las ideas para relajarte no podía faltar hacer deporte.

Es muy importante introducir actividades deportivas en tu vida.

Está demostrado que el deporte, cuando se practica de una forma reiterada, es reduce el cortisol que es el causante del estrés.

Cuando la persona hace deporte, necesita más de 30 minutos para que su cerebro administre neurotransmisores tan importantes como la dopamina o las endorfinas.

¿Qué ocurre con la dopamina y con las endorfinas? Una vez que el cuerpo recibe la dopamina, siente euforia y placer por la actividad que está haciendo. Mientras que las endorfinas mitigan los dolores corporales.

Para mí esta es una de las mejores ideas para relajar tu cuerpo y tu mente. Lo ideal sería que practicaras un deporte moderado a diario.

7. Escucha música que te gusta

Otra idea para relajarte en tu día a día es escuchar música. Según los estudios, escuchar música que a uno le gusta hace que la persona se relaje y sea más feliz.

Puedes escuchar música relajante como esta e incluso música para concentrarte, pero la idea es escuchar la música que te gusta. A cada uno nos gusta un tipo de música. A mí, por ejemplo, me encanta la música celta, pero si me pones música pop, me va a generar aburrimiento, estrés o cualquier otra emoción menos tranquilidad.

Para relajar la mente es recomendable escuchar música por lo menos entre 30 y 60 minutos al día, pero, como te digo, tiene que ser la música que te gusta, no cualquier emisora de radio que te pones de fondo.

Escucha tu musica preferida para calmar la mente

Yo cuando me encuentro muy tenso, escucho sonidos relajantes como de lluvia, el viento suave o un riachuelo. Si te gusta la idea, hay muchas app para al móvil que tienen este tipo de sonidos, por ejemplo, hay una que se llama «Sonido de lluvia».

8. Date una ducha de contrastes

Una idea muy recomendable, y que no te pide mucho tiempo, es darte una ducha de contrastes para sentir como el agua cae por tu cuerpo y relaja toda contracción de los músculos ocasionada por el estrés acumulado durante el día.

Para empezar te recomiendo ponerte agua caliente hasta que veas que tu cuerpo empieza a relajarse y a continuación cambiar de tercio y darte unos 10-15 segundos de agua fría.

Lo puedes repetir unas 3-4 veces y acabar con el agua fría. A mí este tipo de ducha me relaja mucho.

Si no tienes tiempo de ducharte o no puedes hacerlo en ese momento, puedes ponerte en la cara (a la altura de los ojos) una toalla mojada (preferiblemente fría) y durante unos minutos respira de la forma más relajada que puedas.

Esta otra opción de relajar tu mente que puede servirte en los momentos más tensos.

Puedes combinar la ducha de contrastes (o la toalla en la cara) con los sonidos de lluvia e imaginarte que estás en una casa de campo y ves llover desde el porche mientras estás tumbado en una hamaca.

9. Utiliza la navaja de Ockham

Muchas veces intentamos razonar todo lo que nos pasa por la cabeza, le damos mil vueltas a un problema y sin darnos cuenta nos convertimos en investigadores profesionales de CSI, je, je, je.

Una idea para relajarte y calmar tu mente es pensar como el franciscano Guillermo de Ockham:»En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable».

Lo que te quiero decir es que no te comas la cabeza por todo. Tal vez las cosas no son tan enrevesadas y, por ejemplo, si alguien te dice «Me ha gustado mucho la sesión de hoy» es porque lo piensa y no quiere conseguir nada más con ese comentario, ya que quizás estuviste más despierto viendo las creencias que limitaban a tu cliente o porque él vio algo que podía cambiar.

Muchas veces (y yo soy el primero) empezamos a imaginarnos cosas que luego generan malentendidos o mal rollo entre las personas implicadas cuando en realidad no hubo ningún indicio para buscar tres pies al gato. Es sucede mucho cuando te dicen un cumplido.

David, pero es que si alguien me dice que le ha gustado mucho la sesión de hoy, ¿eso quiere decir que los demás días no le ha gustado tanto? Las personas perfeccionistas somos así, je, je, je, pero, en serio, no rumies.

No le des más vueltas al coco y evita generarte gratuitamente creencias limitantes.

10. Haz las cosas tan despacio como una tortuga

Último consejo, pero no por ello de peor importancia, es hacer las cosas lo más tranquilo y relajado que puedas.

Por ejemplo, si estás fregando los cacharros, puedes hacerlo muy pausadamente e incluso disfrutando de esa actividad.

Calma tus actos y consigue los objetivos sin prisas

Puede parecer un poco aburrido, pero, si hacemos las cosas despacio como una tortuga, estamos diciéndole a tu cerebro «¡Eh, echa el freno!» y poquito a poco irás notando como te relajas. Así te quitarás esa sensación de hacerlo todo a matacaballo e irás calmando tu respiración.

¿Qué te han parecido estas 10 ideas para relajar la mente? Déjame tu comentario si te han gustado. Y si crees que necesitas más ayuda, siempre puedes escribirme y veré cómo te puedo ayudar.

Comparte esto si te gusta
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

David Muela Regidor (aquí el presente) solicita tu consentimiento para moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.