fbpx

Qué es la asertividad o cómo decir que no

¿Tienes la sensación de que cuando hay que decir algo te callas por miedo al qué dirán? ¿Eres de los que no te gusta tener enfrentamientos con los demás? Si es así, entonces creo que deberías saber qué es la asertividad y cómo puedes conseguirla sin sufrir en el camino.

**Si no tienes tiempo para leer la entrada siempre puedes escuchar el podcast a través del enlace de a continuación:**

¿Cómo es posible que no nos valoremos lo suficiente para ceder constantemente a cosas y sucesos que en realidad no deseamos?

¿No te has preguntado alguna vez cómo es posible que los demás digan las cosas sin ningún tipo de pudor y a ti parece que se te va el alma en ello?

Si la respuesta es “eso es lo que me pasa a mí”, entonces no eres asertivo ya que, amigo mío, nos vamos dejando comer el terreno de forma casi automática en todas las áreas de nuestra vida.

¿Me equivoco? No creo que en unas parcelas sí lo seas y en otras no.

Es decir, somos personas que no queremos entrar en conflicto y por ello no nos importa ir cediendo un poquito porque “total, si a mí me da igual dónde ir”, por poner un ejemplo.

De lo que no eres consciente es que ese tipo de conducta, como te comentaré en breve, no sólo te afecta a ti, sino que además hace un poco más grandes a las personas que están un poco más empoderadas.

No podrás valorarte si no sabes qué es la asertividad

Como ves, no es que pase nada por ello si te sucede de vez en cuando. Lo malo es cuando lo haces muy a menudo.

Es decir, si lo haces siempre o casi siempre o si la persona, como explicaré a continuación, sube y sube la manipulación para conseguir lo que desea.

Antes de nada déjame explicarte los 2 tipos de variables que hay en la comunicación y así podré explicarte mejor qué es la asertividad.

2 tipos de variables en la comunicación 

¿De verdad, David, es posible ser asertivo sin sentirte hecho una mierda? Rotundamente sí.

En este apartado te quiero contar los 4 tipos que hay de comunicación según sus dos tipos de variables: el grado de imposición y la forma de transmitir el mensaje.

Vamos primero con el tipo de forma de transmitir el mensaje.

QUÉ ES LA ASERTIVIDAD

1. Según la forma de transmitir el mensaje

Hay dos tipos dentro de este apartado. Por un lado tenemos el estilo directo y por el otro el estilo indirecto.

¿Qué diferencias hay en los dos tipos?

Las personas que son directas dicen las cosas tal como las piensan. ¿Eso es bueno? Depende de la intensidad con la que se transmita el mensaje.

Es decir, particularmente pienso que no todo es completamente bueno ni completamente malo.

Creo que es igual de malo ser directo y mostrar sin filtros lo que piensas como decir las cosas con tapujos o tener que descifrar un enigma para saber qué quiere la persona.

 

Como se puede apreciar es sólo una variable a tener en cuenta, pero que no se puede terminar de comprender hasta que no te explique la otra variable que está en juego para complementar la matriz de 4 estilos de comunicación.

2. Según su grado de imposición

Perdona si ves algún palabro o jerga psicológica pero me gustaría que te quedaras sólo con este concepto y con el de qué es la asertividad.

En esta variable aparecen otros dos términos bien diferenciados que se dan según la intensidad o imposición que transmite el mensaje.

Por un lado tenemos los que lo transmiten coercitivamente o los que no los transmiten coercitivamente.

¿Qué quieres decir, David, con coercitivo?

Pues que quien utiliza este tipo de imposición dentro del mensaje lo sirve de forma represiva o para forzar tu voluntad o tu conducta.

Entonces la matriz queda de la siguiente manera:

¿Qué es ser agresivo?

En el primer apartado vemos a un tipo de persona que es sincera consigo misma y con los demás. Es decir, comunica su lenguaje de forma directa.

Sin embargo, no es una de las mejores formas de comunicarlo ya que utiliza la agresividad para exponer sus opiniones o puntos de vista.

¿Cómo puede afectar esto? Mucho.

Qué es la asertividad te diferencia del estilo agresivo

Seamos sinceros, ¿quién quiere estar cerca de personas agresivas? Creo que opinarás, al igual que yo, que prefieres que se descarguen con otro en vez de contigo.

Seguro que si trabajas todavía por cuenta ajena uno de tus jefes es de este tipo de personas.

De las que dicen a menudo “yo no estoy aquí para dar paños calientes”. ¿A que no me equivoco?

Por no entretenerme mucho en este punto te diré las características más relevantes de este tipo de lenguaje.

Características del estilo agresivo

  • Son bastante claritos en cuanto a lo que quieren transmitir (eso no lo dudamos, ¿verdad?)
  • Estarás conmigo que sólo piensan en el interés propio y no en los demás
  • Poco a poco van deteriorando las relaciones debido a su forma de decir las cosas
  • Si lo padeces en el trabajo, estarás conmigo que poco juego de equipo puede haber
  • Hacen daño a la persona que recibe el mensaje (no tiene por qué ser físico, más bien es psíquico)

Las personas que utilizan este tipo de comunicación saben que a corto plazo les va muy bien.

Es decir, dan una orden y sin rechistar sus subordinados la ejecutan.

Lo que no entienden es que a medio o largo plazo esto va generando un conflicto que hace que la persona que lo padece tenga ganas de escapar de la situación.

Si estás padeciendo este tipo de comunicación, huye como de la pólvora y qué mejor forma que desarrollando un proyecto tú.

¿Qué es ser sumiso?

Ahora quiero explicarte el polo opuesto para que tengas más claro qué es ser asertivo.

Las personas sumisas o pasivas son personas a las que les cuesta decir lo que opinan en cada situación y mostrar sus sentimientos.

Creen que valen poco, se infravaloran muchísimo y tienen una muy baja autoestima.

Qué es la asertividad te diferencia del estilo sumiso

Normalmente les cuesta transmitir lo que desean por miedo a perder la amistad, el trabajo o simplemente por miedo a tener un conflicto.

Si padeces este tipo de comunicación, creo que debes empezar a ser consciente de tu situación.

¿Eres consciente de que no defiendes tus opiniones ni tus derechos?

Sé que nos han enseñado a ser lo más humildes en la vida. A no imponer nada al otro porque también tiene sus derechos.

Ese razonamiento está muy bien, pero ¿dónde están incluidos tus derechos en este punto?

¿No eres consciente de que las personas sumisas sufrimos dos veces?

La primera es cuando no decimos lo que sentimos o pensamos y la segunda es cuando se te queda esa sensación de culpa por no haberlo dicho.

¿A que no me equivoco en nada?

A continuación te explico los puntos más relevantes de las personas que son sumisas o pasivas.

Características del estilo pasivo o sumiso

  • Si sufres este tipo de comunicación, no te explicas con claridad
  • Probablemente tengas un autoconcepto de ti mismo muy bajo
  • No existen para ti los derechos que los demás sí tienen
  • Si tienes algún sueño u objetivo, olvídate de ir a por él. Crees que no te lo mereces o que no eres válido para conseguirlo (aquí juega un papel importante el síndrome del impostor)
  • Si trabajas en equipo, sentirás que los compañeros te dicen que tienen que sacarte a cucharadas lo que piensas u opinas
  • No tienes un equilibrio emocional. No dices nunca nada y de pronto, zas, lo pagas con el que menos culpa tiene ya que te has desbordado

Como ves es igual o peor que la comunicación agresiva.

Si sufres este tipo, tienes la sensación de vivir constantemente con ansiedad en el cuerpo debido a que te gustaría lanzarte, sin embargo, por miedo sientes una tensión que no puedes con ella.

A continuación voy a explicarte qué es la manipulación y por último qué es la asertividad  para que sepas los 4 tipos de comunicación que hay y cómo puedes intentar ser más asertivo.

¿Qué es ser manipulador?

Toda persona que use a los demás para conseguir sus deseos y que utiliza una forma indirecta de transmitir lo que desea conseguir.

Es decir, a diferencia de las personas agresivas, los manipuladores suelen utilizar formas más rebuscadas de conseguir sus objetivos.

Qué es la asertividad te diferencia del estilo manipulador

Nos intentan imponer su forma de ver las cosas, su forma de actuar y su forma de sentir, pero con frases más sutiles como “si os parece bien…”, “si queréis saber mi opinión…” o la que me encanta es la sumatoria de “a mí me da igual… pero si queréis saber mi opinión es esta…”.

¿Dime que no te suenan y si este tipo de frases no funcionan de lujo con personas sumisas?

Normalmente, los manipuladores utilizan pretextos tales como la norma social, el “buen comportamiento” que se debe tener en la sociedad o en el grupo.

Además saben utilizar los puntos débiles de los otros, lo que les coloca o mantiene en una situación favorable a la manipulación. La manipulación podría ser un ejemplo de egoísmo.

Cuando la manipulación es insuficiente se suele recurrir al chantaje emocional: hacer sentir miedo, culpa o vergüenza, y ejercer un grado variable de poder sobre esa persona.

Si el chantaje tampoco funciona, empiezan a plantearse la posibilidad de emplear la agresión física.

La agresión física es totalmente incompatible con la manipulación, pues el manipulado no debe ser consciente de la manipulación.

En definitiva, por ponerlo un poco más técnico te pongo los puntos más relevantes de este tipo de comunicación.

Características del estilo manipulativo

  • Se expresan de manera indirecta pero suelen conseguir lo que desean
  • Utilizan lenguaje rebuscado y de forma retorcida para aparentar que ellos no lo han dicho
  • Tienen una imagen de sí mismos de democráticos y nada autoritarios pero los demás no los ven así si se dan cuenta de sus manipulaciones
  • Las relaciones que muestran son de puro interés por conseguir sus objetivos

Como ves, a priori parecen encantadores pero si eres capaz de ver las redes que van tejiendo alrededor de las personas sumisas, verás que son muy retorcidos.

Antes de explicarte qué es la asertividad me gustaría describirte los tipos de poder que los demás pueden ejercer sobre ti si no eres una persona asertiva.

Tipos de poder

Imponer

Apela a las posibilidades materiales, prácticas del poder y distribución del mismo del que se aprovecha el manipulador para actuar sobre el otro.

Las personas agresivas suelen imponer ejerciendo su derecho de poder (principalmente jefes que ejercen su control sobre nosotros).

Sutileza

Forma de actuar a partir de la cual una persona actúa y la persona que recibe esa actuación no es consciente de tal conducta.

O sea, el manipulado o persona no asertiva no es capaz de entender conscientemente que se la está manipulando ya que el manipulador no muestra sus cartas abiertamente, sino que utiliza la idea que quiere transmitir para que la otra persona la interiorice como suya.

Este punto es más típico dentro de una relación o si en un grupo de colegas hay algún amigo que tiene intereses secretos para conseguir algún objetivo en concreto.

¿Qué es la asertividad?

Ya hemos visto que existen dos polos opuestos en los que no es recomendable pasearse: ser sumiso o manipular.

¿Entonces, qué es la asertividad, David?

En cero coma te lo explico, je, je, je.

Qué es la asertividad y cómo puedo conseguirla

Por un lado tenemos el manipulador que utiliza por graduación sus armas para conseguir lo que quiere (desde la sutileza, imposiciones, conductas de poder hasta la culpabilidad o pena a sus victimas) y el agresivo que quiere conseguir un objetivo y lo consigue a toda costa.

Por otro lado está la víctima de esa comunicación que sería el manipulado o persona no asertiva (sería la persona que no es capaz de decir lo que piensa o siente y además suele ir en conjunto. No es capaz de decir que no por lo que dice a todo que sí).

En el punto medio sería la comunicación asertiva

Comunicación que tiene la persona asertiva se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas opuestas: la agresividad y la pasividad.

No hay clases de comunicacion asertiva como mucha gente cree que hay, más bien es un punto intermedio entre los polos anteriores que te he mostrado (agresivo y pasivo). Dicho de una forma más técnica suele definirse como un comportamiento de comunicación en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas.

Manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos.

Es decir, si la persona siente que no quiere hacer algo, lo expresa de una forma tranquila y calmada explicando sus argumentos.

En el trabajo, por ejemplo, si estás hasta arriba de papeleos y de pronto te viene el jefe y te mete más cargas de trabajo, si fueras una persona asertiva se lo dirías y como mucho preguntarías qué quiere que hagas primero ya que estás hasta arriba y no podrás con todo.

Lo que ocurra después depende de tu jefe, no de si tú eres asertivo o no.

Sin embargo, si escucha las quejas de esas personas y después expresa lo que sucede sin dejarse coaccionar, sería un ejemplo de comunicación asertiva.                                                                                                  

Para que te hagas una idea de si estás teniendo una comunicación asertiva o no, piensa cómo te sientes después de una conversación.

Si al final no te sientes a gusto como han sucedido las cosas, plantéate la posibilidad de que hayas sido manipulador o asertivo.

Si, por el contrario, te sientes mal contigo mismo por algo, amigo mío, creo que no has sido del todo asertivo y deberías poner remedio cuanto antes.

Para mí uno de los problemas que tenemos cotidianos es cómo nos comunicamos y por eso quiero centrarme en él ya que a mi juicio es de los más importantes en cuanto a conflicto interpersonal.

Me refiero a la dificultad que tienen las personas para tener una comunicación asertiva en cuanto a lo que sienten y la imposibilidad que tienen muchas veces por no decirlo de igual forma.

Defender nuestros derechos

Defender nuestros derechos significa comunicar a otras personas que nos están tratando injustamente, que no queremos hacer algo que nos piden o que están haciendo algo que nos perjudica.

Debemos saber que tenemos derecho a:

  • Ser tratados con respeto y dignidad.
  • Rechazar peticiones sin tener que sentirnos culpables o egoístas.
  • Experimentar y expresar nuestros propios sentimientos.
  • Cambiar de opinión.
  • Pedir lo que queramos.
  • Ser independientes.
  • Pedir información y ayuda.
  • Admitir ignorancia.
  • Cometer errores y ser responsables de ellos.
  • Sentirnos a gusto con nosotros mismos.
  • Tener nuestras propias necesidades.
  • Tener opiniones y expresarlas.
  • Obtener en buenas condiciones aquello por lo que pagamos.
  • Ser escuchados y tomados en serio.
  • Estar solos cuando así lo escojamos.
  • Hacer cualquier cosa mientras respetemos los derechos de los demás.

Ventajas de defender nuestros derechos:

  • Nos valoramos más, nos sentimos más orgullosos y seguros de nosotros mismos.
  • Hacemos que los demás nos valoren más y nos tomen más en serio.
  • Los demás tendrán en cuenta nuestros sentimientos, necesidades, deseos y opiniones.
  • Sabrán cuándo no han respetado nuestros derechos o si se han aprovechado de nosotros.

Inconvenientes de no defender nuestros derechos:

  • Permitimos que los demás se aprovechen y abusen de nosotros.
  • Nos valoramos poco.
  • Nos sentimos culpables por no actuar (“tenía que haberle dicho”, “tenía que haber hecho”).
  • Probablemente nos pierdan el respeto.
  • Perdemos confianza y respeto por nosotros mismos.
  • Puede que no disfrutemos de cosas que, de hecho, son nuestras.

Una vez que sabes qué es la asertividad, ahora te voy a explicar cómo conseguirla implementar en tu día a día.

Cómo ser más asertivo en el día a día

Una vez que sabes qué es la asertividad, ahora ha llegado el momento de ejecutar algunos ejercicios para ir desarrollándola poco a poco.

Tómatelo como un músculo. Es decir, no pretendas ser asertivo desde el minuto 1 y el más asertivo del mundo.

Puedes ir anotando todos tus progresos en la semana en una libreta.

Qué es la asertividad y cómo saber decir que no

La técnica del disco rayado:

Repetir una y otra vez lo que quieres, sin enojarte, irritarte, ni levantar la voz, y sin dar explicaciones o excusas que te culpabilizarían.

De esta forma das a entender que no estás dispuesto a dejar que te pisen, y al mismo tiempo impides que la gente cambie el tema de conversación para llevarte a su terreno.

Ejemplo: Tus amigos te incitan a beber alcohol y tú no quieres.

Ellos: Tomate un trago que está muy rico.

Tú: Te lo agradezco, pero no tengo ganas.

Ellos: Venga, hombre, que “se deshacen los hielos”.

Tú: Muchas gracias, pero de verdad que no me apetece.

Ellos: Venga, no seas aguafiestas, que te vas a divertir.

Tú: Yo no quiero ser aguafiestas, pero es que no me apetece…

El banco de niebla:

Frente a una situación tensa puede que la otra persona busque un punto débil en tu argumentación para poder contraatacarte y ser más agresiva verbalmente.

David Burns  también llama a esta técnica “Técnica de desarmarte” y funciona de la siguiente manera.

Tras una discusión, la persona afectada expresa sus sentimientos y emociones, el receptor de esas críticas, en vez de contraatacar, debería escuchar y darle la razón cuando la tenga sin negar lo evidente.

Esto puede parecer que te rebajas frente al otro, sin embargo, estás consiguiendo que el nivel de tensión se vaya rebajando progresivamente.

Ejercicio de conducta (interacción social):

  • Busca la oportunidad de hacer un cumplido a un camarero o a un compañero de trabajo. Cuenta el número de veces que lo has hecho en la semana y multiplícalo por dos la siguiente.
  • Busca la oportunidad de mostrarse disgustado o enojado con un dependiente, camarero o compañero de trabajo. Ejemplo: cuando alguien se te cuela y dices “disculpa pero me toca ahora a mí” (dirigiéndote al dependiente).
  • Intenta dar los buenos días a los vecinos o compañeros de trabajo.
  • Intenta hacer un comentario a una persona en el bar, el autobús, etc.
  • Cuenta a tu cónyuge o amigo íntimo algo personal que nunca hayas dicho.
  • Realiza cada semana algo que querías hacer pero siempre has ido dejando.

Ejercicio de conversación emocional:

Necesitas poder comunicar a otra persona lo que sientes, y en el mismo momento en que lo sientes:

  • Pon más sentimiento en tu voz
  • Muestra más ánimo cuando hablas
  • Utiliza más gestos
  • Sé directo y que tu cara demuestre lo que sientes

Hay que dar énfasis al uso deliberado del pronombre de la primera persona, seguido de un verbo de sentimiento:

Ejemplo: “A mí me gusta esto…”, “Yo lamento muchísimo…”.

Cuando utilizas el pronombre de primera persona, te involucras en la conversación.

Puedes hacer un cuadro semanal y dividirlo en días para apuntar las veces que has utilizado las frases con el pronombre personal.

Esto deberías aplicarlo en la mayoría de las conversaciones de su vida, como por ejemplo para pedir un aumento de sueldo, ligar, defender tus derechos ante un amigo, un jefe, compañero de trabajo o vendedor.

Si ves que eres incapaz de decirle a alguien lo que de verdad sientes, practica frente a un espejo, con una grabadora o con un amigo íntimo.

Recuerda que un éxito en un ámbito puede ser aplicado en otro también.

Con este ejercicio puedes hacer peticiones, pero recuerda que la gente puede decir libremente que no.

En nuestra sociedad todos pedimos cosas o presentamos demandas a los demás y todos debemos ser capaces de defender nuestros derechos mediante el simple proceso de decir no.

Debes tomártelo (el tema de la asertividad) no como una debilidad, sino más bien como crecimiento personal o superación personal.

También, por otro lado, una vez que sabes qué es la asertividad, puedes mejorar tus hábitos saludables cada día un poquito más.

Recuerda que toda la información y las últimas entradas sobre el coaching puedes serguirlas en cambiaturumbo.com 

¿Sabías qué es la asertividad? Cuéntame tu opinión abajo en el cajetín con un comentario.

Deja un comentario

David Muela Regidor (aquí el presente) solicita tu consentimiento para moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.